Tirada en hexagrama

Compartir en redes sociales


La tirada del hexagrama se caracteriza por ser una tirada rápida de tal forma que nos da respuesta a un problema en concreto.

Como es de suponerse, la tirada del hexagrama consta de seis naipes que se colocan en una figura de hexagrama, el hexagrama se forma trazando un triangulo normal y sobre él uno invertido de tal forma que se pueda simular la forma de un hexagrama; los naipes se colocan en los extremos de las puntas del hexagrama y adicionalmente se pone una carta más en medio de la figura geométrica.

Los naipes se distribuyen en sentido de las manecillas del reloj y se empieza por el primer pico; el primer pico es la punta del triangulo y a partir de ahí se reparten.

A diferencia de otro tipos de tiradas rápidas, la tirada del hexagrama tiene la siguiente interpretación: las cartas que se encuentran ubicadas en la parte superior del hexagrama habla acerca de los aspectos positivos de aquellos que nos estamos cuestionando; los picos que se encuentran en la parte inferior del hexagrama tiene connotaciones negativas.

Las cartas que se encuentran en la parte superior son los naipes 1, 2 y 6 en tanto que las que se ubican en la parte inferior son la 3, 4 y 5; finalmente, la carta de en medio es vital pues a partir de aquí surge la mayor interpretación, esta carta deberá de ser representada por un arcano mayor.

Otra de las características de la tirada del hexagrama es que está no denota una situación especial en el tiempo a menos de que vaya implícita en la pregunta, es decir, su división no indica que una hable del pasado, otra del presente u otra del futuro sino que nos revela únicamente los aspectos positivos y negativos del problema o de la pregunta en sí.